Para alcanzar el Buen Vivir y lograr el cambio productivo en el país, necesitamos entender la soberanía alimentaria, desde nuestras comunidades y no solo desde la perspectiva de los grandes productores.